Declaración de Unión del Barrio Sobre la Demanda de Reabrir las Escuelas Durante la Pandemia

Unión del Barrio rechaza las demandas del régimen de Trump de reabrir escuelas para el año escolar académico 2020-2021. Como organización comprometida con la pedagogía crítica y la educación democrática, estamos convencidos de que las escuelas públicas no deberían reanudar la instrucción en persona hasta el momento cuando los expertos en salud pública y la comunidad científica en general lo consideren seguro. Rechazamos las recomendaciones recientes emitidas por el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en ingles), que cambiaron las pautas anteriores después de que la administración Trump intervino porque Trump consideró las pautas iniciales como “demasiado estrictas y caras“.

Unión del Barrio es una organización que defiende los principios generales de la salud pública y la ciencia médica. Por lo tanto, reconocemos la naturaleza altamente infecciosa del COVID-19 y sus consecuencias mortales. En particular, la pandemia es más devastadora para la raza trabajadora de nuestros barrios. Rechazamos las teorías reaccionarias de conspiración trumpista que a veces son recogidas y circuladas por miembros confusos y desinformados de nuestra comunidad.

A principios de este año, reconocimos que “el capitalismo mata”, cuando vimos cómo los reaccionarios y los fascistas exigían que se priorizara el sistema económico en un nivel igual o superior al de la salud pública. Debido a esta posición, ellos declararon públicamente que un cierto porcentaje de infecciones y muertes entre los ancianos era aceptable, si eso significaba que las empresas privadas y la economía en general se beneficiarían. Hoy, con la pandemia peor de lo que fue en marzo / abril, estos reaccionarios están haciendo el mismo argumento, solo que ahora quieren hacer en el altar de su sistema económico un sacrificio humano con nuestros jóvenes y nuestros educadores.

Unión del Barrio cree que la vida humana debe ser la única prioridad durante esta crisis de salud global. Cualquier consideración que coloque las ganancias económicas en los mismos términos que la salud pública debe ser denunciada. Antes de que cualquier escuela pública pueda volver a abrir de manera segura, priorizar la salud pública requiere la nacionalización inmediata de la producción de todos los equipos de protección personal (EPP) para la distribución pública masiva, y la nacionalización inmediata de los servicios de pruebas rápidas COVID-19 para apoyar el acceso abierto a las pruebas con resultados instantáneos.

Solo cuando exista evidencia científica sustancial de que ya se dan las condiciones para la instrucción en persona, podemos apoyar responsablemente la reapertura de escuelas. Trump y su idiota Secretaria de Educación, Betsy DeVos, son ridículamente incompetentes y demuestran un rechazo morboso de su responsabilidad de proteger a los estudiantes, el personal, los educadores y nuestras comunidades en general de los peligros de esta pandemia. No tienen ningún problema en condenar a todos los estudiantes de clase trabajadora, el personal de las escuelas públicas y las familias trabajadoras a una mayor exposición al COVID-19. En última instancia, sus intenciones priorizan la financiación pública de las instituciones privadas.

Unión del Barrio califica el llamado de la Secretaria de Educación para abrir las escuelas como otro asalto que es parte de su guerra de clases contra los trabajadores, y una forma de acelerar la privatización de la educación pública mediante el financiamiento de escuelas privadas que abren en el otoño. Es desmesurado obligar a las personas a asistir a la instrucción en persona y, por lo tanto, empeorar la pandemia que está devastando al mundo. Sabemos que en los Estados Unidos esta pandemia es más perjudicial para las comunidades morenas / indígenas y negras. Tenemos claro que el actual intento federal de reabrir las escuelas representa una demanda para que los trabajadores de la educación arriesguen sus vidas para compensar el mal manejo deliberado y la locura política de los trumpistas, las élites corporativas y sus títeres políticos.

Exigimos que el gobernador de California tome las medidas necesarias para garantizar que la educación pública esté totalmente financiada y sea capaz de tomar medidas para frenar la propagación del COVID19. Hacemos un llamado a nuestras comunidades para organizar y construir redes de apoyo para la educación y defensa personal de las personas, y para garantizar que nuestras comunidades reciban los recursos necesarios para acceder a la instrucción virtual que sea relevante y pedagógicamente crítica. Nuestro trabajo continuará después de esta pandemia, mientras tanto, no temeremos al sistema capitalista que nos está atacando.

Ahora es el momento de dejar de financiar las guerras imperiales, la policía colonial y el encarcelamiento masivo, y en su lugar brindar mejores oportunidades para que las familias trabajadoras, que a través de su arduo trabajo y años de trabajo explotado, tengan acceso a una educación pública de calidad durante esta pandemia.

Lista de demandas:

  • • La eliminación inmediata de Betsy DeVos.
    • Debemos asegurarnos de que las escuelas ofrezcan pruebas COVID-19 gratuitas que brinden resultados inmediatos y estén disponibles para todos los estudiantes, familias y personal.
    • Se deben implementar pautas claras y culturalmente accesibles para minimizar la transmisión comunitaria, y los recursos necesarios y personal dedicado para asegurar que estas pautas se implementen.
    • Poner la atención médica de los estudiantes y maestros primero; las escuelas solo pueden reabrir físicamente cuando la curva COVID 19 se ha allanado, se hace accesible una vacuna y la mayoría de los expertos en salud pública determinan que la reapertura es segura.
    • Cuando se considere seguro regresar a la escuela, los distritos deben estar obligados a seguir las pautas de salud pública y proporcionar fondos adecuados para la desinfección continua de las aulas, oficinas y lugares para comer.
    • Si los distritos escolares deciden volver a abrir con instrucción en línea, exigimos que los estudiantes reciban la tecnología y el acceso a Internet necesarios para tener éxito en un aula digital y que los maestros y estudiantes reciban los materiales y la capacitación necesarios para una instrucción digital de alta calidad.
    • El gobernador de California debe exigir que el gobierno de los EE. UU. (Como muchos otros países) avance hacia la protección de sus comunidades más vulnerables mediante la implementación de una moratoria sobre alquileres, hipotecas, servicios públicos y que los funcionarios locales reciban los fondos necesarios para subsidiar el acceso a alimentos para TODAS las familias, incluidos los estipendios mensuales.

La reapertura de las escuelas públicas debe adherirse a la ciencia de la salud pública, NO DEBE SER guiada por trumpistas maníacos e intereses lucrativos de Wall Street y corporaciones.

Unión del Barrio
30 de julio de 2020