Declaración Internacional al II Congreso de la Nueva Central de Trabajadores de México

Representantes de organizaciones hermanas de distintos países y organizaciones continentales y a nivel global, participantes del II Congreso de la Nueva Central de Trabajadores de México, declaran la plena solidaridad con la lucha del pueblo de México por hacer efectivos sus derechos soberanos y expresan el total rechazo a la voluntad de Trump por ampliar y construir un muro en la frontera. El presidente de EE.UU. ya manifestó su intención de construir un muro similar al que construyo el régimen israelí en la ocupada Cisjordania, Palestina.

Entendemos que ese muro es contra todos los pueblos de Nuestra América, y por eso condenamos enérgicamente la agresión del gobierno estadounidense, que es en primer lugar sobre el pueblo mexicano, pero también sobre el conjunto de nuestros pueblos.

La agresión de Trump es parte de la ofensiva capitalista sobre las trabajadoras y los trabajadores de todo el mundo, que bajo nuevas condiciones intentan profundizar la explotación de la fuerza laboral e incrementar el saqueo de nuestros bienes comunes para atender las demandas de rentabilidad de los capitales más concentrados.

El gobierno Trump constituye una amenaza para todos los pueblos del mundo, exacerba el carácter militarista del imperialismo estadounidense, y por ello agrede directamente a Cuba, a Venezuela, y a todo proyecto que intente disputar el orden capitalista.

Trump expresa la crisis política en EE.UU. y en el sistema capitalista. Derrotado por el voto popular accede al gobierno gracias al sistema “electoral.” Las movilizaciones populares desplegadas en todo el territorio manifiestan el rechazo de una parte importante de la sociedad.

En rigor, ambos candidatos que disputaron la presidencia representaban el interés de las clases dominantes en EE.UU. y por eso adquiere relevancia la protesta social callejera y la capacidad para construir en el interior de EE.UU. un programa de rechazo a las políticas reaccionarias de la gestión Trump.

Trump activa en este momento la producción contaminante del petróleo y estimula la persistencia del carácter hegemónico del capitalismo del delito y la especulación que asocia a las petroleras, las transnacionales de la biotecnología, los alimentos y a la banca y sus negocios especulativos en detrimento de las condiciones de vida de nuestros pueblos.

Desde esta tierra de revolución, manifestamos el rechazo a la discriminación y al racismo ejercido por Trump contra México y nos predisponemos para dar una batalla en cada uno de nuestros territorios ante las embajadas de EE.UU.

Queremos manifestar que la iniciativa reaccionaria del gobierno de EE.UU. es posible por la complicidad de varios gobiernos de la región y las clases dominantes en su conjunto que aspiran a doblegar nuestras resistencias e impedir el despliegue de nuestras iniciativas por la emancipación social.

Nuestro pronunciamiento solidario constituye un llamado a la unidad de las trabajadoras y los trabajadores para enfrentar la ofensiva imperialista y del gobierno Trump y generar las condiciones para la liberación nacional y social en cada uno de nuestros países.

Solo así potenciaremos las mejores experiencias de integración en la región, contra la dominación imperialista y la liberalización económica de cualquier forma que asuman los tratados de libre comercio.

Llamamos a la unidad de las y los trabajadores, de las organizaciones sindicales, de los movimientos sociales y por ende de nuestros pueblos, a luchar contra el capitalismo y el imperialismo y por la construcción de una sociedad justa y solidaria.

Ciudad de México, 28 de enero de 2017