Unión del Barrio Hace Un Llamado Para Proteger La Integridad Física De Nuestras Hermanas Y Hermanos Centroamericanos

Unión del Barrio condena enérgicamente los recientes actos violentos de algunos residentes de Tijuana contra migrantes y refugiados centroamericanos en la zona de Playas de Tijuana. Los actos violentos llevados a cabo por esas personas son una expresión repugnante de xenofobia la cual destaca el carácter de clase de la pequeña burguesía reaccionaria y las divisiones de clase en una sociedad neocolonial.

Unión de Barrio expresa su solidaridad hacia nuestras hermanas y hermanos miembros del éxodo de migrantes que viajan en caravanas a través de México, y que actualmente se encuentran en Tijuana. Cuando un pueblo sufre del saqueo salvaje y la violencia normalizada, siente que no tiene más remedio que huir. Entendemos que estas personas son refugiados, victimas del imperialismo desenfrenado. Escapan de las horrendas condiciones de pobreza y violencia generadas por la intervención económica y militar de los Estados Unidos tanto en México como en América Central. El hambre, el desespero y la violencia son todos síntomas de las políticas neoliberales impuestas por el gobierno imperialista e intervencionista norteamericano, y dirigidas por lacayos nacionales que ahora pretenden ser “nacionalistas” – sin distinción de partido político.

No le permitamos al imperio cegarnos además de intimidarnos. Por estas y tantas otras razones encontradas en la historia de nuestros pueblos hermanos nos unimos a la clase trabajadora mexicana que ha brindado apoyo y solidaridad con los migrantes a medida que estos avanzan en el territorio nacional. Así mismo rechazamos el nacionalismo vulgar, hipócrita, y pseudo-trumpista que ha mostrado un pequeño sector enfermizo de Tijuanenses.

La militancia de Unión del Barrio, como internacionalistas, latinoamericanistas, y mexicanas/os solidarias/os que somos, rechazamos todas las fronteras coloniales que pretenden dividir a nuestros pueblos. También rechazamos distinciones artificiales basadas en ideas nacionalistas reaccionarias que solo empoderan a las elites dominantes y vende-patrias en México y por toda Nuestra América. A medida que pasan los días, nos uniremos con los esfuerzos de las organizaciones con conciencia de clase y que brindan apoyo material y solidario a nuestras hermanas y hermanos refugiados que son víctimas del imperialismo. También hacemos un llamado a nuestras comunidades fronterizas para que se unan a los esfuerzos en Tijuana/San Diego para proteger la integridad física de todos nuestras hermanas y hermanos centroamericanos.

Somos Un Pueblo – Sin Fronteras

Unión del Barrio, 15 de noviembre, 2018