III. Nuestra Lucha Es Por La Liberación Nacional Y Se Basa En La Lucha De Clase – Somos Internacionalistas

La lucha de Unión del Barrio está, primordialmente, enfocada en contra de la opresión nacional, por la independencia y la libertad completa de las naciones opresoras; la cual describe el énfasis político de nuestro movimiento. Históricamente, el nacionalismo ha surgido como el factor trascendente, que une a los pueblos oprimidos para combatir los síntomas y la raíz de la opresión colonial. Como todos los movimientos políticos, el nacionalismo mexicano ha pasado por un proceso de evolución y cambio en respuesta a las condiciones de nuestra opresión.

Por más de 150 años de imperialismo y colonialismo estadounidense, la política del nacionalismo ha sido el factor que ha unido a los mexicanos y mexicanas como una nación en nuestra lucha en contra del terror, la pobreza, y otras manifestaciones de opresión. Las realidades culturales, económicas, geográficas, historia de opresión y lucha, son elementos básicos e históricos que nos ha mantenido unidos como un pueblo.

Entendemos plenamente que el nacionalismo puede prestarse a posturas reaccionarias y políticas racistas, particularmente el nacionalismo entre una nación opresora, como por ejemplo el nazismo y el fascismo. Asimismo, entendemos que generalmente el nacionalismo entre una nación oprimida es una característica progresista y un arma efectiva en la lucha por la Liberación Nacional. Son entonces los elementos más progresistas dentro del nacionalismo que Unión del Barrio promueve.

A esto le llamamos Nacionalismo Revolucionario- una ideología que promueve el establecimiento de una sociedad socialista, donde el desarrollo económico, social, y político del pueblo mexicano se basa en las necesidades del ser humano. Una sociedad socialista esta en contradicción con el capitalismo, sistema económico donde una minoría de la clase acomodada controla la riqueza y el poder de la nación. El Nacionalismo Revolucionario exige una transformación fundamental de las instituciones sociales, económicas, y políticas, que forma la base de nuestra opresión. Es esta definición del Nacionalismo Revolucionario la cual transformará nuestras vidas; de un pueblo colonizado y dependiente, a un pueblo con verdadera independencia y soberanía en la comunidad mundial.

Reconocemos que nuestra lucha está intrínsecamente conectada a los movimientos políticos de los pueblos oprimidos y colonizados de Nuestra América, tanto por nuestra historia como en la práctica. Es por esto que creemos que el término Internacionalista mejor describe nuestra relación política con el resto de Nuestra América y el mundo. Nuestra obligación como organización que aspira a construir un partido revolucionario es promover el derecho de todos los pueblos oprimidos a su auto-determinación; de resguardar el principio común de la emancipación continental como lo proclama la Revolución Bolivariana, y como lo ha identificado Cuauhtémoc, Túpac Amaru, Simón Bolívar, José Martí, Ricardo Flores Magón, Valentina Ramírez, Augusto Cesar Sandino, Farabundo Martí, Luisa Moreno, Celia Sánchez, Ernesto Ché Guevara, Magdalena Mora, y otras/os patriotas de la Raza. Seguiremos con la lucha en todos los frentes para lograr una América Indígena; unificada, democrática y socialista.

La historia de nuestro continente se compara paralelamente e intercepta con la experiencia de lo que algunos llaman el tercer mundo, lo cual incluye Latinoamérica, África, Asia, y Oceanía. Nuestras historias se comparan por nuestra experiencia en común; abatidas por la conquista, la esclavitud, la explotación, y el intervencionismo militar. Asimismo compartimos la esperanza de lucha y de resistencia para lograr nuestra libertad. Es nuestro deber de reconocer estos lazos, identificar a nuestros enemigos en común, y apoyar a todos los pueblos que luchan por su auto determinación y en contra del imperialismo.

Advertimos a aquellos que están activos en nuestro movimiento de no caer en la trampa de optar por el camino liberal y la lucha abstracta en contra del imperialismo en otras partes del mundo, mientras se niegan a unirse en contra de sus manifestaciones aquí dentro de Aztlán/ México Ocupado. Aunque nuestra liberación es la prioridad, debemos apoyar y comprometernos con recursos para ayudar aquellas naciones que luchan por la descolonización, en contra de todo tipo de agresión foránea, y por el derecho a la no intervención. La contribución más poderosa que podemos hacer a la lucha de nuestros hermanos y hermanas del Tercer Mundo es la creación de un México reunificado socialista y revolucionaria en Nuestra América. Es por eso que Unión del Barrio reconoce los principios del Internacionalismo como la base de nuestra unidad ideológica.

SIGUE Quienes Somos: “IV. El Materialismo Dialéctico E Histórico Forma La Base De Nuestras Tácticas Y Estrategias